6 de septiembre de 2008

POR LA ORILLA DEL MAR



Somos pocos los que tomamos unas bocanadas de ozono procedentes de las olas al romper en la orilla, con el silencio de la mañana, mientras la civilización aún duerme, o empieza a desperezarse.

Gracias a la adopción de nuestra perrita, he retomado los paseos diarios cercanos al mar, uno bien temprano, casi al amanecer, el otro por la noche. Y mientras despunta el alba, ya hay señoras paseando con el vestido remangado ligeramente por encima de las rodillas, para que no se los mojen las olas por donde van paseando, a la orilla del mar. Un mar que a esas horas tiene ese color verde grisáceo, que se irá avivando a medida que vaya subiendo el sol. También van llegando los pescadores con sus cañas, ocupando las zonas extremas de los espigones, con vistas a África y a Gibraltar, si la atmósfera lo permite por su limpieza.

Y qué mejor música que el rumor de esas olas, llegando una tras otra, invitando a entrar dentro de su reino, fresco y limpio. Mientras, algún que otro deportista con la bicicleta, o a la carrera, con unos auriculares que no les permiten oír el mar, la música apaciguadora que nos otorga Neptuno de forma gratuita y no contaminante.

Invierno mejor que verano para fotografiar el mar y el cielo, con una luz mucho más dulce y agradecida. También para que mi mascota pueda correr detrás de las gaviotas sin molestar a bañista alguno, mientras mi espíritu vaga por las profundidades de esas aguas grises, sin pensar en otra cosa que no sea respirar pausadamente, recibir el aire frío en el rostro, y oír, oír todo lo que el mar quiere contarme.

Órfilo M. Aranda.

2 comentarios:

SANZRAFA dijo...

Cuanto menos curioso.......... cuanto menos curioso....... en este nuevo mundo por que eso es lo que estamos viviendo la gente joven , despertar de repente y ver que todo lo que pasa , todo lo que parecía que era correcto , todo lo que aparente somos en cuanto a comportamiento es distinto a la realidad de las cosas , como no utilizar dicha frase ...... cuanto menos curioso .......... cuanto menos curioso ........ desde la orilla del mar y paseando a la mascota tropecé un día con una Marbella preciosa y llena de encanto donde he crecido ................ cuanto menos curioso............ hoy me cuesta entender muchas cosas que me afectan de mi bello condado e intento entenderlas con cordura , imagino que soy yo el futuro que mañana no es tuya es mía , hay que quererla y cuidarla . SANZRAFA

Marudemarbella dijo...

Esta fotografía me parece impresionante; el formato, la luz captada, transmiten paz y armonía, el texto que la acompaña nos invita a traspasar la barrera de las dos dimensiones y a caminar y respirar el marismo.
Le felicito.
Maru de Marbela