21 de diciembre de 2009

DÍAS DE CINE

Iba a comentaros mis sensaciones una vez ingresado en la lista del paro, pero va tener que esperar. Prefiero una de aventuras.
El pasado domingo llevé a mi hijo y una amiga, ambos de cinco años, a ver la película "Planet 51".
Mi cuerpo no estaba para muchos trotes ya que andaba con malestar general, pero sin fiebre. Aun así era mejor salir de casa y dar una vuelta. A pesar de ser domingo, día lluvioso y que se acababa de estrenar la superproducción "Avatar", no había cola. LLegamos con diez minutillos de antelación así que compramos las palomitas y el agua, cogieron sus respectivas alzas y nos fuimos para la sala 7 al fondo del pasillo. Grandes números serigrafiados en las paredes indicaban cada sala. Fila 8, números 10, 11 y 12... "¿Pero, será tonta la taquillera? Me ha dado los números partidos por el pasillo. ¿Cómo voy a dejar solos a los niños?" Como la sala esta bastante vacía decido usar el asiento que está junto al de ellos. Colocamos las palomitas en equilibrio inestable, las botellas de agua en sus respectivos compartimentos pajitas incluidas y a esperar que empiece la película. Un trailer, otro de una película de miedo, "¿Pero a qué cabeza se le ocurre mostrar este tipo de trailers antes de una película infantil?". Un trailer más; el aviso de que apagues el móvil. La amiga de mi hijo pregunta por cuarta vez cuando empieza la película. Parece que por fin, pero... ahora son anuncios de los negocios del centro comercial.

Por fin. Ya empieza. Se apagan las luces por completo, en la pantalla una mujer se acerca a una tétrica casa, ... , un momento, ¿cuando salen los dibujos animados?, les digo a mis dos pequeños acompañantes que esperen un momento que voy a comprobar una cosa... rápidamente salgo de la sala y al lado de la sala hay un gran número 7, pero todavía más cerca hay un número 6. Maldición, vaya metedura de pata. Entro a por los pequeños y los encuentro con sus enormes ojos muy abiertos y las palomitas al borde de sus bocas pero sin llegar a entrar. Por suerte consigo sacarles del hechizo hipnótico y los llevo rápidamente a la otra sala.

Los dibujos animados de la peli están muy bien hechos, los golpes de humor, como suele ocurrir son más para adultos que para niños, pero también se ríen con las extravagancias de los marcianos. Sólo un pipí inesperado de última hora nos distrae ligeramente pero basta con una simple entrada en boxes.

FIN.

Espero que durmieran bien esa noche.

Arturo Reque Mata.
Arquitecto

14 de diciembre de 2009

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO

Tertulia en Marbella
(Dibujo de Samuel Reque. 5 años)

24 de noviembre de 2009

ÁRBOL DE LA SABIDURÍA

- Señor árbol, veo que usted ha vivido muchos años, ha conocido muchas historias y personajes y tiene, por lo tanto, gran sabiduría. Su tronco lleno de cicatrices, los surcos de su corteza mostrando las arrugas de la vejez y las amputaciones de sus ramas, le dan un aspecto humano pero a la vez fantasmal.

Dígame señor árbol ¿Cómo debemos afrontar los tiempos actuales con todas sus incertidumbres y dificultades?



- Querido amigo, cierto es que tengo muchos años y que he vivido muchas historias. Mis recuerdos se suceden unos tras otros y forman la sabia que me mantiene consciente. No soy de dar consejos, pero ya que me pides una respuesta, te diré que, siguiendo las leyes del equilibrio universal, cualquier acontecimiento provoca siempre otro en algún lugar que devuelve el equilibrio. A ti, que me preguntas, te parecerá que se te pasa el tiempo. La sensación de incertidumbre se te va haciendo insostenible, pero recuerda que todo fluye y mueve el engranaje universal. Observa lo que sucede a tu alrededor y hazlo tuyo. No pongas barreras, no cierres puertas. La brisa que entre traerá nuevos aires y con ellos la libertad necesaria para afrontar esta situación que tanto te preocupa.

Yo soy anciano y mi experiencia es la atalaya desde la que contemplo el horizonte del nuevo día. El hoy está ocurriendo ahora y el mañana también. Todo se funde en un mismo instante. Vívelo inténsamente como su fuese el último. Deja que cicatricen tus heridas, no temas que tu alma envejezca. Poda las ramas innecesarias y orienta tu crecimiento. Las amputaciones son necesarias para poder avanzar con nuevas energías.

No se si te estoy dando respuesta o esperabas otra cosa. Sólo se que yo he disfrutado todo lo que he vivido.

Arturo Reque Mata
Arquitecto

19 de noviembre de 2009

CUENTO INFANTIL

¿Qué vale más que la inocencia de un niño?
Pocos momentos hay más felices que acostar a tu hijo y contarle un cuento para dormir viendo en sus ojos la satisfacción de la compañía paterna. Al mío le gusta variar y unas veces me pide que le lea uno de su biblioteca y otras que sea "de cabeza". De esta forma es como me surgió la idea de plasmar en papel uno de los que más le ha gustado. Como comienzo de esta iniciativa literaria, que espero continuar próximamente, os podéis descargar este cuento titulado "ACAMPADA ESPECIAL". Sólo os pido por favor vuestra sincera opinión y que lo disfrutéis.

Saludos,

Arturo Reque Mata

Descargar

3 de noviembre de 2009

DULCE

Con motivo del segundo ciclo de encuentros literarios abiertos "Letras en el barrio", el escritor y colaborador Arturo Reque Cereijo presentó el relato que se acompaña.

DULCE

Después de varios intentos, logré finalmente encontrar la postura adecuada para pasar la noche y dar acomodo a mi ansiedad. No me resultó tan fácil lograrlo, a diferencia de otras ocasiones, créanme. Desde que estoy aquí, de eso hace ya un par de meses, la molicie, la desgana la falta de interés y una pérdida total de autoestima, me han convertido en un ser abatido y resignado. Pero hoy he decidido acabar con todo esto. No se si lo lograré. Al menos lo intentaré si puedo controlar mi excitación.

Era una noche sin luna. Permanecí largo tiempo observando la alta valla que circundaba el recinto y que lo aislaba del mundo exterior. Únicamente se tenía acceso por una puerta siempre cerrada con un gran candado de hierro. Dirigí la mirada al patio en el que pude observar dormitar, acurrucados en el suelo a varios compañeros de infortunio. A esas horas no había nadie en la caseta del responsable del recinto. Todo estaba en calma. Todo parecía propicio para intentar escapar de aquél lugar.

Durante muchos años fui miembro de las fuerzas de seguridad del estado. Mis intervenciones fueron muy consideradas en el cuerpo policial y cuento con diplomas de agradecimiento por mi labor no solo en España, sino también en diversas partes del mundo. Seguramente me habrán visto en algún telediario y periódicos al lado de mis jefes, con una medalla colgando sobre mi pecho. La condecoración que se me otorgó en Sarajevo la noche que sufrimos un terrible bombardeo. Gracias a mi intervención, primero alertando al cuartel de la llegada de los aviones y después ayudando con riesgo de mi vida a muchos soldados de la guarnición. Nací con una especial predisposición para detectar cualquier síntoma de peligro y saber como comunicarlo a mis superiores a pesar de no hablar el idioma de muchos de ellos.

Gracias a mis experiencias pasadas no me fue difícil sortear los cuerpos de mis compañeros sin que detectaran mi movimiento y llegar a la zona de la valla en la que se había acumulado el agua de las pasadas lluvias. Allí era donde la tierra debía estar más húmeda y por consiguiente me resultaría fácil excavar un hoyo sin hacer ruido y por el que podría deslizarme sin demasiada dificultad. Así conseguí reptar hacia el exterior.

Bajo mis pies observe las luces de la ciudad. No estaba lejos y aun siendo noche cerrada, la conocía tan bien que no me costaría gran esfuerzo orientar mi fuga. Mientras bajaba por la ladera del monte en donde se encontraba el lugar en el que estaba recluido, no pude dejar de pensar en la dureza de la vida castrense sobre todo cuanto supone acatar las ordenes de los jefes. Obedecer y actuar en consecuencia: sin rechistar. Así lo asumí desde el primer día. He sido fiel a las ordenanzas y nunca las he eludido por difíciles de comprender que fueran. Gracias a ello he gozado de la estima y confianza de mis superiores. Mi comportamiento ha sido siempre intachable hasta el día que abandoné mis obligaciones para ir a encontrarme con una bella vecina sin informar a mis jefes. Falta grave.

Se llama Dulce. Todo en ella lo era: su elegante andar, sus modales, su mirada y sobre todas las cosas su esbelto cuerpo juvenil. Desde que la vi la vez primera se apoderó de mí un sentimiento desconocido hasta entonces. No fui capaz de controlar una irreprimible atracción hacia su presencia. Esperaba ansioso su hora de paseo para coincidir con ella acompañada de alguna de las personas que vivían en la gran villa en la que ella se alojaba,

Yo solía pasear los fines de semana por los mismos lugares que ella lo hacía. Nos cruzamos muchas veces sin intercambiar palabras. Sólo esquivos gestos y miradas que al cabo, mi instinto intuyó como de silenciosa complicidad. A pesar de estar atareado en mis cotidianos menesteres castrenses no había momento del día que dejara de pensar en ella. Era la primera vez que me ocurría algo semejante.

Sorteando el bosquecillo, un arroyo se abría paso entre los árboles y arbustos de su ribera. Allí la encontré una tarde de verano, saltando alegremente entre las piedras, remojándose en alguna de las pozas. Temeroso de interferir en su intimidad permanecí observándola algún tiempo oculto entre el ramaje de una zarzamora. A pesar de ser yo un experto, por mi profesión, en pasar desapercibido, también lo era para saber si mi presencia podía ser detectada con algún movimiento inadecuado. Sabía de sobra como evitar situaciones críticas en actos de campaña, pero carecía del conocimiento suficiente para eludir o detectar otro tipo de peligros ajenos a los estrictamente militares Si lo hubiera tenido no habría dejado mi escondrijo para acercarme a ayudarla a salir del pequeño remolino que la aprisionaba.

Así empezó todo. Ambos esperábamos ansiosos los días de nuestros encuentros. Cada uno ellos parecía que fuese la primera vez. En nuestros paseos no me resultaba difícil eludir a nuestros acompañantes ocultándonos entre los matorrales. Y allí, camuflados en la espesura de los matorrales, con el río como único testigo, comenzó el idilio que fue nuestra perdición.

La tarde de un fin de semana no vino al encuentro. Pasaron varias semanas. Por alguna razón dejó de salir a pasear. Su ausencia me preocupaba de tal manera que incluso me llevó a descuidar mis obligaciones, pendiente a cada rato de la puerta de su casa, al otro lado de una gran avenida y no muy lejana de mi cuartel. Así permanecí, como un centinela, atento a cualquier signo de su presencia.

Por fin la ví asomarse a la cancela de su jardín. No pude reprimir mi emoción ni mi instinto. La llamé. Ella me respondió. Cruzamos ambos la avenida sin mirar a nada ni a nadie sino a nosotros mismos. Corrimos el uno hacia el otro como dos posesos. El conductor del coche que dejó su cuerpo quejumbroso sobre el asfalto no pudo evitar la colisión. Quedó tendida en él con la mirada puesta en mí. Escuché sus angustiosos gemidos de dolor. Pero no pude hacer nada porque desde el cuartel una orden imperiosa me hizo regresar a él de inmediato

A efectos de deducir responsabilidades se estimó que yo era el causante de haber provocado el accidente.

Ella se llama Dulce, la perra favorita de una rica familia alemana, dueña de una gran mansión, y yo, Aníbal, un cuartelero perro pastor. Sus amos intuyendo nuestra inadecuada relación decidieron acabar con ella suprimiendo los paseos. Hago caso omiso de ordenanzas y reglamentos y me escapo para ir en su busca allá donde se encuentre.


Arturo Reque Cereijo

26 de octubre de 2009

EL AUSENTE

Con motivo del segundo ciclo de encuentros literarios abiertos "Letras en el barrio", la escritora y colaboradora Ana María Mata presentó el relato que se acompaña.

EL AUSENTE

Todo lo que llevaba uniforme había ganado la guerra, incluso taxistas y porteros, pensaba yo por aquel tiempo a expensas de mi tío Alejandro, que era quien me contaba lo que a duras penas podía mi cabeza entender entonces, pero que me gustaba oír en las frías noches burgalesas de sus labios amoratados y siempre sucios de nicotina.

─Debías haberlo visto actuar, Julián, a tu padre. Era el alma del Socorro Rojo, podía estar en mil sitios a la vez. Hacía teatro, conocía a los clásicos. Contaba chistes y a todos nos hacía reír. Tenía a tu madre encandilada…

A ella no le gustaba que hablase de estas cosas, me di cuenta enseguida. Apretaba la Singer con más fuerza, para no oír. Pedaleaba como si le fuera la vida en ello, cosiendo cremalleras y arreglando pantalones una y otra vez. Sus ojos eran grises. Cuando el tío Alejandro charlaba de “lo pasado” se volvían duros, como el brillo del pedregal al amanecer.

El páramo en las horas tardías de la noche es lugar de fantasmas. Viven en la quebrada, tengo para mí, escondidos del sol y de la luz, entre jaras y adelfas. Dormidos. Despiertan al anochecer y suben al páramo. Se disfrazan de nieve y escarcha. A veces llegan hasta la aldea. Yo he visto sus ojillos pegados al cristal de mi ventana, como luciérnagas decepcionadas por el frío. Una vez dejé un resquicio abierto por si querían entrar…

Al principio, cuando llegamos a la aldea pasé muchas noches en blanco. Echaba de menos la ciudad, el ruido de la calle donde jugaba con mis amigos. También me preocupaban mis gusanos, pues con las prisas olvidé ponerles morera, y pensé que podían morir sin hacer el capullo. Esto me producía un enorme sentido de culpa.

El sábado de abril del año en que mi padre se marchó de casa fue un día en conjunto especial, debo reconocerlo, y como tal está impreso en mi mente. Imágenes contrapuestas pero imborrables: la banda roja de seda y oro bordada, la vanidad de ser el primero de la clase; la alegría de ellos, de mis padres, el tío Alejandro, la abuela. Regalos al buen comportamiento, bolsa de canicas gruesas y brillantes, abrazos, apretones,…: felicidad.

Minutos más tarde una extraña llamada. Noto un cambio en el habla de todos, que me suena a sombría y expectante:

-El niño, por favor, llévenlo al cuarto de al lado.

La voz del hombre que acababa de llegar, junto a otro que permanecía en silencio, quedó impresa en mis oídos para siempre. Mi abuela comienza a llorar con suavidad. En un rincón mi madre parecía incrustada en el muro. Jamás olvidaré su temblor.


Llevamos ya dos años aquí, en la aldea. Casi puede decirse que no voy a la escuela, porque preguntan y no quiero contestar. No quiero verme obligado a decir que sólo veo a mi padre dentro de una especie de jaula a la que llaman locutorio.

Busco nidos y me pierdo en la quebrada, donde arranco raíces con las que luego doy de comer a los pájaros. Tengo pocos amigos, noto que me rehuyen desde el verano en que no me admitieron para ir al campamento. Tampoco hago desfiles, ni voy a misa a cantar himnos con ellos en el coro.

La verdad es que me aburro sin la compañía de otros niños, pero las familias de los que conozco no saludan a mi madre por la calle, ni mi abuela se atreve a sentarse en la puerta los días de sol por temor, dice, a que le den una pedrada o los que mandan tomen represalias. No entiendo esa palabra, pero me asusta, la oigo demasiadas veces.

Todos los meses hay un día en que mi madre se atarea en la cocina para preparar “algo comestible”, así lo llama: boniatos, tocino, manteca de cerdo…, lo que puede. Al día siguiente salimos de viaje.

La verdad es que quisiera no tener que ir. El frío en el camión me cala los huesos, porque además el abrigo se ha quedado corto y no es todo lo grueso que debiera para estas tierras tan frías. Y luego allí: odio esas habitaciones lóbregas cerca de las cuales hombres uniformados pasean y vigilan, como perros pendientes de sus presas. Odio el locutorio. Me pregunto en qué se parece ese ser demacrado, encogido, cuyo hilo de voz casi no oigo, al hombre que antes era mi padre. Jamás sonríe. Sus ojos, cada vez más hundidos, parecen no mirar hacia fuera, sino a sí mismo, indiferente a cuanto le rodea, ausente, perdido en el abismo de su infinita desolación.

Camino hacia la puerta esperando con ansiedad que suene la maldita sirena. Un conato de náusea sube hasta mi garganta, el pensamiento vuelve, se instala en mi cerebro y está a punto de salir como un grito de rencor y vergüenza: debió caer en el campo de batalla. O luchar en el lugar adecuado, ése de los luceros que a mí me prohíben conocer. ¿Por qué tuvo que instalarnos para siempre en la derrota…?

Nadie sabe lo terrible que puede llegar a ser haber nacido de un condenado a muerte.

Ana María Mata

Historiadora y novelista

16 de octubre de 2009

Romper con la rutina

Sinceramente creo que todos deberíamos romper con la rutina y probar nuevas experiencias. No hace falta que sean aventuras en la naturaleza o de riesgo, lo digo por la propia experiencia vivida el pasado martes 13.
Por motivos que no vienen al caso fui al trabajo en autobús de línea. Relato a continuación la experiencia con el transporte público.
Esa mañana salí, todavía de noche con las últimas estrellas resistiendo en el cielo, paseando hacia la estación de autobús, cuestión que me llevó unos 15 minutos y me permitió llegar con 1o de adelanto. La suerte del todavía día 12 hizo que comprase el billete por internet de manera que evité la larga cola de la taquilla. Pregunto al conductor si con el papel impreso es suficiente o tengo que hacer la cola. Con cara de resignación me confirma que es suficiente siempre que el ordenador de la empresa funcione y podamos salir. Cuando finalmente se abren las puertas y estamos casi para salir una señora pide al conductor que le venda el billete directamente y este le dice que no puede, a lo que ella le señala la larga cola y le insiste ya que pierde el autobús y el siguiente es 2 horas más tarde. Con mucha tranquilidad, mientras cuenta el número de pasajeros, le responde que haber madrugado más. Ella le cuenta que ha llegado con 15 minutos de adelanto y el chofer le ironiza con un "¿que son 15 minutos hoy en día?"... No vi la cara de la señora y finalmente se quedó en tierra.
Ya en carretera, todavía en la oscuridad previa al amanecer, mis compañeros de viaje empiezan su particular actuación:
Una señora mayor se queja de que la mujer joven de delante ha reclinado su asiento para echar una cabezadita sin contemplaciones hacia el pasajero de atrás. Y así se queda.
Alguno enciende su luz y lee algún documento de trabajo o apunte de clase.
La música ambiental es "Los 40 Principales" y las bromas que gastan a esa hora son a cada cual más pesada.
Empiezan las primeras toses y contagio generalizado. "Gripes" diversas recirculadas por el aire acondicionado del vehículo.
Un señor pide clemencia al conductor para que suba la temperatura ya que empezamos a preocuparnos por nuestra salud, pero claro, también hay que entender que se le empaña el cristal y no sabemos que es prioritario. Finalmente accede a subir un par de grados el aire.
El precioso amanecer me sorprende mostrándome un paisaje que desde esta nueva perspectiva de pasajero y mayor altura me parece complétamente desconocida.
Mi compañero me ha debido notar más despierto y se anima a contarme su vida. Le quedan 29 horas de viaje. Si, habéis leído bien, 29, se va hasta Sidney con escala en Alaska.. Que casualidad que el reportaje de ayer en Españoles por el mundo era de esa ciudad. En verdad vive en Darwin y pilota todos los días su propia avioneta hasta Sidney para trabajar. Lleva un móvil con el GPS encendido y ya en el atasco de Málaga me comenta que el conductor ha ido un poco lento en la subida del Arroyo de la Miel ya que su GPS le indicaba que iba a 60km/h. En estos momentos va a 11 por eso del atasco. Cree que puede llegar tarde a una reunión con sus jefes de España. Estos atascos no los tiene en Australia.

Al despedirnos, sin habernos presentado, me indica que si voy de viaje a Australia pregunte por Márquez ya que en Sidney no hay otro con ese apellido.

Que bien me lo he pasado. Será cuestión de repetir algún otro día.

Arturo Reque
Arquitecto

7 de octubre de 2009

La riqueza de la amistad

Siempre he necesitado tener alguien cercano en mi vida, diferente a la familia, por eso de contar con un punto de vista ajeno, pero que te conoce y solo con estar ahí te ayuda a desahogarte, sin consejos ni sobre análisis. Máxima sencillez y discreción. ¡¡Magnífica terapia!!

Resulta que cuando uno se pone a analizar el ramillete de amistades que tiene estas son de lo más variopinto. Y me encanta. Te das cuenta lo importantes que llegan a ser y de como llegan a influir en tu vida. Hay momentos en los que necesitas a alguno en especial a tu lado y otros en los que también hay alguno de ellos al que no quieres ver ni en pintura. Unos te hacen sentirte importante por como te escuchan y valoran, de otros te relajan sus criterios y maneras de transmitir opiniones. En algunos te fijas como objetivo de por donde quieres enfocar tu vida profesional, y en otros envidias el tipo de vida ociosa que llevan. Unos te aportan criterio para analizar las situacionesdifícil es y otros como tomar la iniciativa. Con algunos aprendes el valor de las pequeñas cosas y otros prefieren el enfoque difuminado.

No hay mejores ni peores, todos son absolutamente imprescindibles.

Cada cual tiene su manera de ser, sus estados de ánimo y sus manías. Se trata de ver el lado positivo de las cosas y la amistad es un bien muy preciado que nos enriquece a todos recíprocamente.

Saludos,


Arturo Reque Mata
Arquitecto y deportista





2 de octubre de 2009

QUE LLEGAN LOS FORTY

Va a ser verdad que cuando se llega a los "forty" nos da por volver a hacer aquellas cosas de juventud que hace tiempo abandonamos. He de reconocer que aunque aún no he llegado a esa cifra ya me ha picado el gusanillo y voy desempolvando los viejos pies de gato, miro de soslayo la piragua, compruebo el estado de las raquetas de tenis, etc. Aun así creo que hay varias influencias en este estado de melancolía. Por una parte recordando a través de mi hijo juegos de infancia, canciones y juguetes. Para colmo he encontrado hace poco unas redacciones que escribí con 12 o 13 años y que ahora me sirven para leerselas a la hora de dormir. Por otro lado, uno de mis compañeros de trabajo, de mi misma generación pero mejor memoria que yo, no para de recordarme películas, anuncios y otras batallitas de entonces.
Cuesta hacerse a la idea de que ya somos como lo que recordamos de nuestros padres, porque la imagen de un señor de cuarenta de hace varias décadas es la de un padre de familia que está muy ocupado y que el fin de semana te acompaña a jugar al tenis o al fútbol y que impone disciplina en casa. O tal vez no seamos tan iguales. Yo por si acaso voy mirando de reojo a los que ya han entrado en la cuarentena para ver como se lo toman, como les afecta y estar preparado.

Os dejo que van a decir quién va a ser la sede de la olimpiada 2016. Igual estoy a tiempo para participar en algo, aunque sea diseñando las papeleras...

Arturo Reque Mata.
Arquitecto y deportista.




YA LLEGÓ EL OTOÑO


Refresca por la mañana temprano en la playa, ya hay que llevar algo más que la camiseta encima. Es mi época favorita para hacer fotos, con unas nubes preciosas, de colorines, una luz buenísima, y los árboles cambiando de color, hacia tonos ocres, que tan bien quedan en las fotos.

Os dejo una pequeña aportación al otoño. Espero que os guste un poquito.

Saludos.

Órfilo M. Aranda.

23 de septiembre de 2009

MENOS MAL QUE TENEMOS EL MAR


¿Os habéis planteado alguna vez, cuánto se puede ahorrar solo con mirar el mar? Tiene poderes curativos para la salud física y mental, es la mejor de las pastillas contra el estrés, entre otras cosas.

Este verano me quedé sin vacaciones, pero he disfrutado los fines de semana como si fuera un turista más en esta maravillosa ciudad. Y sigo sin cansarme de hacer fotos con motivos marinos. En esta ocasión pillé a mi hijo mirando el horizonte; es un enamorado del mar.

Disculpad la calidad de la foto, en esta ocasión solo disponía de una compacta que llevo a la playa para hacer algunas fotos subacuáticas.


Saludos.


Órfilo M. Aranda.

17 de septiembre de 2009

GENERACIÓN DEL 70

Parece que se anima el cotarro. Lo digo por sensaciones personales y desde asuntos muy dispares. En lo profesional parece que las vacaciones le han sentado bien a más de uno y agarrándose al carro del optimismo andan pidiendo presupuestos y ofertas económicas. Eso si, las ofertas deben ir bien afinadas... Tengo la sensación de que algo interesante está a punto de llegar, aunque sea por contagio del optimismo mencionado que no de la gripe A.

Pero lo que me ha sorprendido muy gratamente ha sido un aviso de amistad a través de facebook, si, habéis leído bien, resulta que ha contactado conmigo un antiguo compañero de la EGB, aquella enseñanza obligatoria de los años 70 y 80. En mi caso asistía a un colegio donde los alumnos estábamos divididos entre los de Marbella, San Pedro y Fuengirola, y por desgracia, a los de esta última ciudad no los he vuelto a ver desde 1984. Ahora a través de este amigo, y si nos vamos animando el resto poco a poco, puede que nos reencontremos y nos saludemos. Resulta raro imaginárselo ya que son muchos los años sin noticias y los recuerdos en común se reducen a unos cuantos años de infancia. Al menos echaremos unas risas y recordaremos anécdotas del cole.

Espero que esta vez mi generación ya se haya ido incorporando a la tecnología y podamos contactar con el mayor número de exalumnos posibles. Y lo digo con toda la intención ya que el intento de reunión con los excompañeros de BUP se quedó en 6 unidades. Eso si, al menos lo pasamos bien.

Saludos,

Arturo Reque Mata

14 de agosto de 2009

Un poco de fresquito

Poco a poco va llegando el final de mi jornada laboral y aunque solo sea para que pase la media hora que me queda voy a dejar unas reflexiones por aquí. En este caso voy a ir de lo más particular aunque sin dar nombres a lo más general.

Ahora son varios compañe@s los que se van de vacaciones. Unos ya se fueron, yo ya volví y ahora les toca a ell@s. Igualmente, en el día a día, cuando llamas a algún colaborador o proveedor también les pasa lo mismo.
Además, al vivir en la Costa del Sol tenemos que a la gente le gusta venir aquí a veranear y tu vas con tu ropa de trabajo y ellos, no todos, a pecho descubierto. Bueno, a parte de la falta de respeto con esa actitud, hay que reconocer que tienen todo el derecho del mundo a disfrutar de sus vacaciones.

Por cierto, me dicen algunos amigos de los que nos suelen visitar, que este año hace un poco menos de calor. No se, no se, yo estoy igual de pegajoso que siempre con esta humedad. Y para refrescarnos un poco os envío este vídeo que es una maravilla.

Que paséis un buen verano.

Arturo Reque Mata.


4 de agosto de 2009

No es por dar envidia









Benditas vacaciones.
Recién regresado de las vacaciones y quedando todavía por delante un mes de agosto, no puedo ni quiero dejar de recordar los maravillosos momentos vividos con la familia por tierras del norte de España. Son más de 30 años visitando esas tierras y no puedo dejar de asombrarme. Será el contraste con lo que tenemos nosotros, el clima, la geografía, sus pueblos y costumbres, y sus gentes. Todo tiene parte de culpa en la adición que me ha creado desde hace tantos años. Cada rincón de ese pequeño pueblo donde nos quedamos tiene un recuerdo personal para mi. Recuerdos de cada etapa de la vida y ahora, cerrando el círculo, con mi mujer y mis hijos. Los primeros pasos de mi hermano, el ir a buscar la leche recién ordeñada, aprender a hacer el nudo del anzuelo para pescar, horas y horas de buceo, horas y horas comiendo pipas de camino al camping y vuelta, juegos de pandilla a escondidas de los padres, mi primer calimocho con amigos del pueblo, las verbenas de los pueblos, los amores imposibles, los excursiones a los Picos de Europa, las rutas en bici con mi padre, los descensos en canoa, amigos del sur compartiendo días y ahora viendo en los ojos de mis hijos esa misma rueda de la vida.

No es por dar envidia, pero que bien se está de vacaciones.
Besos y abrazos,

Arturo Reque Mata.

17 de julio de 2009

Subida al Lastonar





Siempre que se realizan gestas como la del pasado fin de semana con la subida y vivac en el Lastonar, entrega de cinturones la mañana siguiente en La Concha y vuelta a casa por Juana, surgen los comentarios sobre qué motiva a someterse a un sufrimiento tal.

Efectivamente hay gran parte de “sufrimiento” en estas aventuras, pero entre comillas, ya que son enormes los momentos de placer. Quién quiera conocer el origen de esta celebración del gimnasio Zen puede leerlo en el siguiente enlace: http://personal.telefonica.terra.es/web/gimnasiozen/. Merece la pena el escrito del Sensei Gustavo Reque y su homenaje al maestro Kanazawa y el volcán Fujiyama.

No voy a entrar en los detalles de las ventajas que supone subir con el karategui por una zona espesa y llena de maleza y zarzas, ni del efecto ventilación que supone la amplitud de esa prenda, como tampoco analizaré aquí la fecha y hora de la subida. Creedme solo si os digo que además de que somos un club de kárate, terminamos la temporada al final de junio y además tiene que ser así si se pretende dormir arriba.

Ya ha pasado una semana y he querido dejar reposar mis emociones para analizarlas desde el tiempo. Es curioso como varían con el paso de las primeras horas. Este año he disfrutado desde el primer momento con el paso a través del pinar de Los Monjes hasta llegar a la última charca que siempre ejerce de oasis para los que por allí transitamos. Después, a medida que nos acercamos a la zona más escarpada y se va viendo la cima del Lastonar, es inevitable levantar la vista de vez en cuando para recordar lo que te espera. El arroyo seco, porque camino no hay, se va cerrando al paso con adelfas, zarzas y otras especies punzantes. Piensas en el agua que llevas y, aunque ya tenemos experiencia en esto, siempre te queda la duda de haberte quedado corto. Calor y más calor, aunque este año ha sido más suave. ¡¡Si llegamos a subir la semana anterior con la ola de calor!!

Hacemos tres breves paradas para reagruparnos y reponer fuerzas. Se dan algunos consejos para los que suben por primera vez y a partir de entonces cada cual sube a su ritmo. Ya no hay pérdida, solo de fuerzas. El Sempai Adolfo va de “coche escoba” por si hay incidencias. Personalmente prefiero subir casi sin parar, salvo para bajar las pulsaciones después de trepar alguna cascada seca. Sin embargo este año que iba muy bien físicamente me surgió un imprevisto. Cual teniente Rambo en “Acorralado” se me incrustó una rama seca en el lateral de la pierna, entre el tobillo y la rodilla. Cuando me decidí a mirar el alcance pude ver que sangraba abundantemente así que presioné sobre la herida y esperé a los siguientes compañeros por si iba a más. Afortunadamente paró y aunque con molestias seguí mi ascensión. Sería por esta molestia que cargaría más de la cuenta la pierna y me entraron calambres. ¡¡Que incómodo es!! Estiras y parece que lo empeoras ya que se agarrotan los músculos. Hasta que das con la tecla y consigues relajarlos. Pero a partir de ahí ya vas con más cuidado ya que sabes que el asunto está delicado, puedes volver a recaer en cualquier momento. El problema es que por donde subimos, un vez que has avanzado un buen tramo ya no hay opción. La vuelta atrás es peor que seguir subiendo.

Ahora creo que el estar concentrado en la manera de apoyar la pierna dañada y la agarrotada hizo que no pensase en el cansancio físico acumulado y como sin darme cuenta me encontré fuera de la zona de vegetación y con el camino que viene desde Juanar. Que cerca del objetivo y ¡zas! calambrazo en la otra pierna. Unos últimos 200 m un tanto agoniosos pero finalmente, con los ánimos de los compañeros que subieron por Juanar, llegué a la cima. El sol todavía alto, mis compañeros descamisados ya habían elegido su zona para dormir y algunos incluso habían colocado la esterilla y el saco.

El Sempai Gustavo me cura la herida, un tanto fea, pero por fin limpia. Los frutos secos, un bocadillo, fruta y agua me reponen inmediatamente. Otra cosa será al día siguiente cuando, sin apenas dormir, pero tras disfrutar de una espectacular noche estrellada realizamos el kata y nos encaminamos hasta La Concha para la entrega de cinturones.

Son tantos los momentos emocionantes y que se quedan en el recuerdo que merece la pena vivirlos a pesar del “sufrimiento”. Además, la herida y un uña casi perdida me recordarán lo bien que lo pasé :-)

Por último solo quiero dejar constancia de la tristeza que me invadió cuando me enteré del incendio ocurrido el pasado martes justo por la zona que habíamos pasado tres días antes. No se el alcance real del mismo, pero tengo tan frescas las imágenes de esa zona que pareciera como si se me hubiese quemado mi propia casa.

Gracias a todos mis compañeros por compartir esos gratos momentos, sus risas y anécdotas.

Arturo Reque Mata.

8 de julio de 2009

Y llegó el verano...

Ya se ve gente en las playas, ahora solo falta que se llenen los hoteles y los restaurantes.

La playa de aquí abajo de casa, La Bajadilla, estaba bien llenita de gente este pasado domingo, con sus sombrillas, sus neveritas y sus fiambreras. En concreto, había una familia a nuestro lado, con sus cuatro niños, comiéndose cada uno de ellos un plato de arroz que quitaba el sentío. Creo que fue ésto último lo que hizo que mi hijo quisiera irse tan pronto a casa, para comer.

Os envío una foto de tono veraniego, con la pelota de juego y el velerito de fondo. Cada uno se divierte como puede y su economía le permite.

Que tengáis todos un buen verano.

Saludos.
Órfilo.

5 de junio de 2009

Good vibrations

Queridos todos.
Os quiero hacer partícipe de estos dos preciosos vídeos que no puedo dejar de ver.
Auténtico bálsamo de esperanza y alegría en estos momentos difíciles para todo el mundo.

Meditación musical en estado puro. Dejaros llevar por la música.

Marbella_te



11 de mayo de 2009

TRAZAS EN EL MAR


Algunas veces me gusta dibujar usando la cámara, para eso ayuda mucho una velocidad lenta con unas luces reflejadas, aumentando los trazos con un objeto en movimiento. Y siguiendo con mis fotos de Marbella y su puerto pesquero, el otro día tomé muy temprano esta foto en la que una traíña salia de pesca. La composición no es muy habitual, pero me ha gustado esquinar las luces. Personalmente me encantan los reflejos de las luces del barco sobre la mar, y las trazas en el aire.

Órfilo.

23 de abril de 2009

Soluciones para el deporte en tiempo de crisis

Se ha celebrado en Córdoba, los pasados 16 y 17 de abril, el VII Congreso de Agesport Andalucía bajo la temática “Soluciones para el deporte en tiempo de crisis”.

Siendo la primera vez que asisto a esta reunión me ha sorprendido la gran afluencia de público especializado y sobre todo la perfecta organización.
Se ha tratado desde el punto de vista público y el privado la problemática actual en la gestión deportiva dividiendo las jornadas en las incidencias de la crisis en el sector deportivo y las estrategias frente a la misma.

A modo de resumen recojo las principales conclusiones que se sacaron:

Desde el punto de vista público:

- Tender hacia la gestión indirecta (público-privada).
- Desarrollar modelos sostenibles (Financiación, mantenimiento, ahorro energético, etc)
- Oportunidad para redactar los planes deportivos locales. Coordinar con otras áreas: viviendas sociales, cultura, educación, etc.
- Construir instalaciones y equipamiento modulares, rentabilizaciones cruzadas, etc. No a las grandes complejos deportivos vinculados a un único deporte.

Desde el punto de vista privado:

- Innovación.
- Aprovechar el valor añadido de la arquitectura.
- Plantear desarrollo multifuncionales. Cohabitación público – privado.
- Activar y contar con los agentes que rodean al mundo del deporte.

Arturo Reque
www.reque-gallego.com

11 de abril de 2009

UN AMANECER ESPECIAL


























Intento, siempre que puedo, llevar una cámara de fotos encima para que no me pille ninguna imagen a traición y pueda escaparse sin que la atrape en una instantánea. Normalmente suelo salir por las mañanas muy temprano, y también al anochecer para pasear a mi perra, y también normalmente vamos acompañados por nuestras amigas Ulli y su perrita Peaches. En el día que hice estas fotos, caminábamos Dana, mi perra, y yo solos, muy temprano; tuve el presentimiento en casa de que esa mañana cogería algo muy bueno con la cámara, así que me colgué al hombro los bártulos de fotografiar. Solo fue pasar del puerto pesquero y encontrarme como regalo el reflejo de las nubes en los pequeños lagos que habían quedado después de la pleamar; y mi suerte fue entender lo que estaba viendo, además de poder tener los mínimos conocimientos como para exponer en buenas condiciones esa luz que se me ofrecía al amanecer. Qué mejor cosa para un aficionado a la fotografía, que poder mostrar a los demás lo que hace, ya que sin público no hay artista. Espero que os agraden. De una playa de nuestra maravillosa ciudad. Un abrazo para todos.

Órfilo.

10 de abril de 2009

MI CHALA

En el Foro del Rotary Club Benahavis intervino para recitar con su inconfundible tono de voz y sentimiento, el excelente poeta extremeño, Jesús Botana.. Deleitó poemas cortos de Albert, Borges, Cortazar y Garcia Lorca, que fueron escuchados con gran atención. Fumador empedernido recitó en tono jocoso con acento argentino un poema de autor desconocido que no me resisto a darlo a conocer. Se titula MI CHALA.
Dice así:
No se si es cosa ´e mandinga
o es un regalo del cielo;
algunos dicen qué ´es malo
pa mí se me hace qu ´es güeno...
Ricién me dijo el dotor
qu ´esta fatiga que tengo
es por culpa del tabaco
qu ´e esta minándome el pecho,
! y me ordenó que lo deje
si quiero salvar el cuero!
Pero dejar el tabaco
aúra que ya voy pa viejo
y no tengo en que afirmárme
pa tironear los recuerdos...
¿dejar el tabaco, dijo?
!si es cosa que ni la pienso!
Hacen años, muchos años,
yo trabajaba ´ e boyero
cuando prendí el primer chala
pa quemar mi aburrimiento.
!Qué lindo se iban las horas,
que pronto volaba el tiempo
y que hombre me sentí
con el chala entre los dedos!
Cuando mi madre se jue
Sin tiempo para darme un beso,
!quién otro sino mi chala
me acompañó al sentimiento
y se quemó sin renuncios
con tal de darme consuelo
Más tarde, cuando el amor
dentró a golpear mi pecho,
ese amor que ´es vida y muerte
qu ´es triunfo y renunciamiento
y que nos mata de a poco
porque se vive muriendo,
! si habré domao impaciencias
pitando como murciélago!
Y al fin, ¿pa qué?: pa que un día
barriera todo el pampero...
Ella no tuvo reparos
en averntarme los sueños.
Cuando esa tarde me dijo
que no perdiera el tiempo
y supe que otro varón
se había ganado su aprecio,
!menos mal que tuve un chala
que supo darme consejo
y m ´entretuvo la mano
que andaba tanteando el fierro!
Dispués cambié de querencia;
me dijo:"Hacéte resero,
Nada hay mejor que ´el caminpa quién no tiene agfecto".
!las noches que habré pasao
tendido sobre el apero
sin más estrellas que el chala
parpadeando en el silencio!
Más tarde, cuando la vida
m ´enredó entre los puebleros
y entré a borroniar cuartillas
pa darle forma al ricuerdo,
!quién otro, sino mi chala,
me ayudó a escribir los versos!
¿Dejarlo, porqu ´el dotor
me vino con ese cuento
de qu ´´el tabaco hace mal
y está minándome el pecho?
!Deje nomás que me mate!
!Si por el estoy viviendo!

Arturo Reque Cereijo

7 de abril de 2009

Ciudad Europea del Deporte

Poco a poco el año de la "Ciudad Europea del Deporte" va adquiriendo su relevancia. Los acontecimientos que se anunciaron inicialmente dejaban mucho que desear y poco a poco, más vale tarde que nunca, se van celebrando importantes acontecimientos. Pero falta publicidad. No la de la foto de la alcaldesa con el famoso de turno, sino la del propio acontecimiento. No solo hay que incitar a los locales, también a nuestros vecinos. Y por supuesto, que la organización esté acorde con el acontecimiento. ¡¡PREVISIÓN!! ¿Donde se aparca para ver el Andalucía Tennis Experience? ¡¡Y solo se puede acceder por la pista central= colas, molestias a las jugadoras, etc!! ¡¡Ánimo y a mejorar!!

Marbella_te

6 de abril de 2009

Fotos viaje a Bolivia































Un colaborador nos envía estas preciosas fotos de su viaje a Bolivia.

Muchas Gracias.

Marbella_te

29 de marzo de 2009

EL PROCESO CREATIVO

El pasado 24 de marzo tuve la oportunidad de ofrecer una charla en el Colegio Ecos de Marbella (Grupo Attendis) con motivo de la celebración de su semana cultural y bajo el tema "El proceso creativo". Compartimos mesa Ana María Mata, quién expuso de manera muy amena su dilatada experiencia literaria, Sergio Navarro, alumno del colegio, quién transmitió como si de un veterano se tratase su afición por la poesía, y yo mismo como profesional de la arquitectura.

Me hubiese gustado escribir estas líneas inmediatamente después de haber terminado la charla, pero no ha sido posible hasta hoy y en cualquier caso no está mal dejar reposar las sensaciones unos días para saborearlas aún más. Y así es, he disfrutado recordando esas sensaciones ya que además ha sido mi primera experiencia de hablar en público. Y que público. Los ponentes quedamos impresionados de la atención y respeto que nos prestaron los alumnos y aún más con la inteligencia de sus preguntas.

A nivel personal fue emocionante volver al colegio donde estudié la EGB hace ya 25 años. Su magnífica ubicación en un entorno natural (algo más urbanizada que en mi época) de difícil comparación, profesores conocidos todavía en activo, las clases, el comedor, etc.

Como experiencia, he de confesar que fue todo un nuevo mundo de sensaciones. Desde los días previos preparando el tema, al magnífico recibimiento del director, profesores y alumnos, hasta la charla en si y las preguntas finales. Me sentí realmente cómodo y sin ganas de terminar. Al final me hubiese gustado seguir charlando con los alumnos hasta que saciasen su curiosidad y mi naciente ilusión. Como bien podría haber explicado en mi ponencia, hay que saber poner límite a los proyectos ya que si no siempre se podrían mejorar.

Y como consejo a todo el que lea este comentario, les animo a salirse del monde de lo conocido y probar nuevas experiencias. Es realmente enriquecedor y cuidado que engancha.

Saludos,

Arturo Reque.
Arquitecto
www.reque-gallego.com

14 de marzo de 2009

Viaje a Cantabria







Desde que este blog abriera sus páginas virtuales meses atrás, además de con los textos de sus "visitantes", disfruto cada cierto tiempo con las espectaculares imágenes que el maestro de fotografía Órfilo publica; de hecho, me atrevería a asegurar que se ha convertido ya en un auténtico y legítimo "Cronista oficial en imágenes de la ilustre ciudad de Marbella (y su entorno natural)". Y es precisamente la emoción que sus fotos me provoca la que me ha animado a enviar unas pocas fotos que días atrás hice en el Norte. No tienen, por supuesto, la calidad ni los matices que sugieren las de Órfilo, pero sí al menos creo que evocan, a quienes conozcan los paraísos terrenales que esconden las playas, valles y pueblos del Cantábrico, algo de las sensaciones que despiertan en el viajero. Espero que os gusten.

Peña Tu

13 de marzo de 2009

Desde Extremadura


Mando unas fotos con los frutales de la vega del guadiana y del castillo de La Puebla de Alcocer.

David Gallego

3 de marzo de 2009

¡COMO ESTA EL PATIO!

Empiezo con esta frase de exclamación, porque acabo de mandar al periódico un artículo y lo he titulado “El Patio de mi Casa”, refiriéndome en sentido figurado a nuestro pueblo y algunas de las cosas que pasan en él. Habréis oído la cuestión de los sueldos de nuestros administradores, empezando por el gerente de Acosol, que depende de la Mancomunidad, y que da igual el partido al que pertenezca, (en este caso es el presidente del PSOE en Marbella), porque todos ganan 110.000 euros anuales, más que el Presidente del Gobierno, que ya es decir. Al salir a la luz la noticia se formó el jaleo esperado, y los comentarios pertinentes, con lo cual parece que en el Ayuntamiento se ha tomado la iniciativa de dar a conocer los sueldos de los concejales, cargos…etc y el patrimonio que cada uno posee. Me parece una buena idea, siempre que lo que digan sea lo cierto, pero aparte de ello, creo que los que forman la Mancomunidad, alcaldes de casi todas las ciudades de la costa, no debían permitir que sueldos como lo del gerente de Acosol se concedan. Me temo que unos por otro, no bajen el listón, y la verdad es que no andamos en el momento actual para muchos despilfarros. De la crisis no sólo hay que hablar, sino poner cada uno su grano de arena, especialmente los que tienen alguna manera de demostrarlo con su propio ejemplo. Las deudas del Consistorio son enormes, y aunque sabemos que proceden del pasado, es necesario que la austeridad no sea sólo para los ciudadanos. En fin, algún día saldremos de este bache, aunque imagino que las cosas no volverán a ser como antes, una especie de paraíso financiero donde todos querían ser ricos casi de repente. Habrá que usar más la imaginación y trabajar con más sentido de la profesionalidad cada cual en su campo. Tampoco sería malo que olvidáramos un poco el exceso de lujo, marcas, apariencias, festejones y chorradas como las que siempre parecían caracterizarnos. Las cosas no son más valiosas porque cuesten más dinero, lo esencial, es en su mayor parte, gratis.
Me ha salido casi un sermón, con lo poco que me gustan. Ha sido sin querer, hablaba casi en voz alta conmigo misma, es decir compartía con todos mis pensamientos. Hasta la próxima
.



Ana María Mata Lara
Historiadora y novelista

16 de febrero de 2009

Siempre nos queda el mar

Ahora que todo está tan difícil, porque algunos se empeñan en que así sea; nos sigue quedando el mar. En un invierno que se nos está haciendo a los de aquí algo pesado por el frío y el constante cambio del tiempo, he podido aprovechar un par de días para hacer algunas fotos. No sé cómo me las apaño pero siempre saco al mismo señor con su barca saliendo a pescar o de regreso al puerto, tiene que ser el destino, digo yo. Las gaviotas las tengo muy explotadas, pero es que me posan tan bien ... De momento os dejo las dos fotos, en otra ocasión os escribiré alguna cosilla más.




Órfilo

13 de febrero de 2009

AMIGOS BOLIVIANOS

Amigos bolivianos de uno u otro lado de la media luna no vendría mal que recuerden una de las sabias frases de Indira Gandi: CON EL PUÑO CERRADO NO SE PUEDE INTERCAMBIAR UN APRETÓN DE MANOS. Dialoguen y ofrezcan sus manos abiertas.

Kantuta

5 de febrero de 2009

RETORNO A CASA

Después de todo el jaleo de presentación, entrevistas, fotos y demás saraos que conlleva la publicación de un libro, vuelvo, como dijo Machado “el español donde solía”, o sea a este blog donde tan divertido me resulta escribir. A los amigos que me felicitaron e incluso acompañaron el día del evento, gracias de corazón. No sé si ya os dije que para mi escribir es ante todo un medio, el que mejor conozco, de comunicarme con mis paisanos y todo aquel con el que tenga algo en común, en especial ideas y sentimientos.
Deciros que ya tengo en mente lo próximo en que espero trabajar, pero no adelanto nada para mantener la tensión y por aquello del gafe, por si se estropea. Lo iré contando poco a poco. De momento creo que mandaré a la prensa local de vez en cuando algún artículo relacionado con nuestros problemas cotidianos, y si me apetece, con los libros o la literatura. El viernes pasado salió el primero, al que llamé “Marbella y sus viejos”, en relación con la necesidad de agilizar la construcción del geriátrico en los terrenos cedidos por Mateo Álvarez en el Trapiche del Prado, todavía en manos de los conductores de coches de caballos. Creo que es necesario un toque de atención.
Marbella sigue necesitando muchas cosas, pero hoy, para empezar, dejad que hable de la película, que seguramente habréis visto: “Revolucionary road”, en la que dos monstruos del cine se tiran los trastos para hacernos ver las mil dificultades que la convivencia acarrea, además del natural desgaste de los años. A pesar de mi conato de feminismo, en esta ocasión creo que ella, la protagonista tiene un problema interior, arrastrado de la infancia que en la película no aparece, pero sí en el magnífico libro de Richard Yates en el que se basa el guión. Los sueños, como las ilusiones (es opinión personal) son magníficos siempre que haya una pequeña base que los sustente. De no ser así se convierten en obsesión sin más. Y me parece que a la chica en cuestión le vendría bien las palabras que se leen en “El Principito”, la obra inolvidable de Saint Exupery: “No llores por el sol, no sea que las lágrimas te impidan ver las estrellas”.
No sé que pensaréis al respecto, me gustaría alguna opinión.
Y por hoy, como comienzo, esto es todo. Seguiremos en contacto. Un abrazo mientras esperamos que el tiempo mejore y deje de caer tanta agua y tanto frío.

Ana María Mata
Historiadora y novelista

20 de enero de 2009

COMO ESTÁ EL PATIO


Como patos "mareaos"estamos todos.

Difícil está la situación para poder mirar hacia alguna luz que nos oriente. Todo parece indicar que cada cual debe aguantar su vela y a esperar... En el día a día no hay escapatoria, la CRISIS es como un ente que todo lo envuelve.

Sin embargo hay otras maneras de ver las cosas en estos momentos. En lo profesional es el momento de las reflexiones y con ellas la buenas ideas, las atrevidas, las que nos hacen crecer. En lo personal más tiempo para estar con la familia, más tiempo para los amigos, para escucharnos. Ahora se puede caminar, observando, valorando el tiempo y la vida.

Momento para dejar volar la imaginación...

Notsag