30 de abril de 2013

SENTENCIA Y DESMAYO EN LA ESPAÑA CAÑI

(Artículo publicado en el diario SUR el 25 de abril de 2013)

Cuando ocurren cosas como lo acontecido en Málaga en los alrededores del Palacio de Justicia hace unos días nos damos cuenta de que la vieja piel de toro sigue guardando en lo más profundo de sus raíces ese toque diferencial que Machado llamó “de charanga y pandereta”. Seremos todo lo europeos que quieran hacernos, pero lo racial nunca ganará terreno a lo visceral y ante una mujer que ha vestido la bata de cola, enviudado de un famoso torero y cantado “Marinero de luces” antes de echarse en los brazos del señor Cachuli, en la creencia de que podría culminar su carrera como alcaldesa de Marbella, ante todo eso, nos sale la pasión desbordada que tanto ama como odia a quien considera un ídolo que ha metido la pata. O mejor dicho, la mano, porque lo que allí se dirimía no era nada de lo anterior, sino las maniobras que tanto la juzgada como su ex – enamorado habían realizado para blanquear dinero procedente del Ayuntamiento de Marbella.
Aplaudida, abucheada, empujada, arrollada y finalmente desvanecida, Isabel Pantoja se convirtió en el momento exacto de su soponcio en el objetivo de televisiones y prensa rosa que miraron el hecho como suelen hacerlo, transformado en euros de más por el aumento de audiencia y lectores.
No vamos a cambiar nunca, me decía un profesor amigo al ver en televisión la imagen de la tonadillera con el cabello enredado en un botón de la chaqueta del guardia civil que pretendía cuidar de su seguridad. Llegado a este punto hay que preguntarse también la causa de que la sentencia fuese ejecutada del modo que se hizo y no a la manera, por ejemplo de la del hijo de ex –presidente de la Generalitat, señor Puyol, cuya entrada en los tribunales parecía más bien majestuosa, por la chulería del acusado, y la gran distancia que la policía mantuvo entre él, la prensa y curiosos. 
Detalles de forma aparte, lo esencial debería ser que la justicia obre en consecuencia con quienes elaboraron planes para aflorar dinero obtenido en actividades delictivas haciéndonos creer que procedían de las actuaciones profesionales, artísticas y mercantiles de la cantante. Eso es lo verdaderamente importante para un pueblo que ha visto como su economía se desmoronaba en manos de delincuentes enchaquetados a los que ahora habrá que intentar sacar la pasta robada, cosa que muchos, por desgracia no llegamos a creer posible.
No soy de las que opinan ( al menos mantengo la duda) que el fotografiado desmayo estaba incluido en el lote del día, es decir, convenido más o menos con los medios o alguno de ellos, para sacar algún provecho de tan infausta mañana. Dicen las malas lenguas que si consigue para pagar la multa, no solo le habrá valido la pena, sino que es posible que estuviese dispuesta a otro gesto similar, para obtener unos ahorrillos. La experiencia nos demuestra que no sería ni tan raro ni tan increíble.
España está como está porque las administraciones públicas no tienen un auténtico control de su gestión tanto en lo nacional como en las autonomías. Hace demasiado tiempo que sabemos que los dirigentes de ambas son hombres y mujeres sometidos a la gran tentación de corromperse y que por lo general, acaban haciéndolo. No me explico como desde asuntos como Bankia, las Preferentes, los sobres de Bárcenas, los negocios del duque o los ERE andaluces, no se ha creado una comisión de inspectores expertos y de demostrada limpieza moral que mantengan en vilo a políticos y gestores públicos.
Isabel Pantoja es un eslabón más en una cadena que envuelve al país de norte a sur y está a punto de estrangularlo si no lo ha hecho ya.

La diferencia única es que ella es un personaje salido del pueblo al que hacía llorar con sus cuitas de amor y desamor como antes lo hicieran Concha Piquer o Juanita Reina.
A la que podemos llamar “bien pagá” le salió rana el hombre que dice haber aprendido a robar el día que pisó el Consistorio. El bigotudo del que ella quería estar “a tu vera, siempre a la verita tuya”…
Algunos amores matan y otros llevan directamente al juzgado o la cárcel.


Ana María  Mata   

Historiadora y novelista

4 comentarios:

garbiñe dijo...

Sabias palabras y excelente resumen de un pais que pasa por momentos terribles.Gracias Ana María.

Javier Lima dijo...

Recuerdo que una vez le pregunté a un hombre que sabía mucho si esto de la corrupción en España y lo que había ocurrido en Marbella le parecía normal...Mira Javier, España fue el país de la picaresca y aún lo sigue siendo. Cuánta razón había encerrada en esas palabras.
Cuánta razón tienes Ana. Dicen que Julián mucho solía comentar que de la cárcel se sale pero de la miseria no. A este ritmo va a tener que desdecirse de sus palabras.

Malagueño Morboso dijo...

Si señor un articulo muy interesante.


Por cierto, teneis un buen blog. Me gusta mucho y lo sigo. Yo estoy empezando con uno, que aunque no es exactamente de la misma temática te lo dejo por si te apetece echarle un vistazo y me cuentas que te parece:
www.malagasensual.blogspot.com

Gracias y saludos!

jose manuel sanchez orgaz dijo...

Buen articulo donde dices cosas que no por sabidas dejan de ser interesantes y resume en pocas palabras, que seguimos siendo un pais de pandereta, folclorikas, toreros y futbolistas, por mucho que nos duela a muchos...Que pena!!!, como nos han dejado unos cuantos gañanes a los cuales, no olvidar!!, les votaron durante 4 mayorias absolutas....alguna culpa tendremos todos.